A través de mis ojos

Es algo difícil, algo que me expone y que abre las puertas de mi vida y de mi corazón.

Podría callarlo, podría imaginar y hacer creer que nada ocurre. Podría tragarme las lágrimas después de un día largo. Pero lo mejor es hablar de ello. Hablar de porque mi paciencia trasciende cualquier obstáculo. De porque el amor de madre viene con retos y bendiciones.

Dios me ha dado el desafío de tener un hijo con síntomas de autismo. No me gusta ponerle una etiqueta hasta no evaluar bien la situación, pero tengo que hablar de ello. Tengo que hablar de lo difícil que han sido estos últimos años.

Duele mi corazón pero no por las razones que piensan. Me duele porque yo soy una de las pocas personas que al verlo, lo entiendo. Porque veo su inteligencia y su determinación, mientras otros ven un niño malcriado. Porque yo realmente lo veo como es. Que puedo decir yo… es mi hijo. Lo amo con toda mi alma. Por eso confíen en mi cuando les digo quien es él realmente.

La semana pasada al sentarme con el director de donde trabajo, no pude contener las lágrimas. Sus palabras de motivación me han ayudado tanto. Dios me eligió a mi, yo que me dedico a esto y tengo tanto apoyo profesional de mis colegas. Pero no deja de ser difícil. Sobre todo soy un ser humano.

untitledM

No pido su lástima pero si les pido y les recomiendo algo por favor,

  • Les pido que no cuestionen, juzguen, o critiquen mi manera de “disciplinar” a mi hijo. No… esto no es algo que se le quita con nalgadas.
  • No es porque está chiqueado o mimado.
  • No, no es sangrón, solo porque no te ve a los ojos cuando le hablas.
  • No ayuda nada que me digan que parece un niño normal, o que se le quitará.
  • No ayuda que me digan que sus hijos tienen lo mismo y después oír sus “soluciones”
  • No, no es mi culpa por haberlo vacunado.
  • Sí, es diferente a su hermanito, porque todos somos diferentes. No ayuda a nadie que lo comparen.
  • No podemos evitar escenas en lugares públicos, así como no podemos permanecer todo una vida dentro de casa solo para no incomodar a los demás. Créeme que es más difícil para él.
  • Sí, yo sé que repite mucho las cosas y que a veces no tiene sentido lo que dice, para ti no, pero para él está perfectamente claro.
  • No, hablándole más fuerte no hará que se calme.
  • Sí, habrá momentos que parece que se está haciendo daño a él mismo pero es más fuerte el dolor que no puede contener.
  • Él entiende más de lo que te imaginas y entiende cuando están hablando de él.
  • Sí, tiene dificultad en cuestión de procesamiento sensorial así que habrá momentos en los cuales tenemos que irnos sin dar aviso.
  • Discúlpenme si regresar sus mensajes y llamadas no es mi prioridad

Habrá más estudios para determinar que recursos nos pueden ofrecer. Mientras tanto respiramos, reímos, gozamos, amamos, lloramos, nos abrazamos y seguimos adelante.

Gracias a todos de antemano por su comprensión y su apoyo.

 

Advertisements

Esperando con Anciedad: 39 semanas

¿Cuándo llegará mi bebé?

baby-clock

Se aproxima la fecha pero yo ya quiero tener a mi bebé.

Yo no he sido de mucha paciencia para abrir regalos, empezar a comer, y sobre todo esperar 9 meses para poder abrazar a mi bebé. La espera me mata. Ya quiero tener a mi bebé, pero todo a su debido tiempo.

Llevo ya unas semanas sintiendo dolores pero nada que dure lo suficiente para decir, “¡ya es hora!”

Mañana llegan unas amigas a quedarse conmigo unos días para ayudarme con mi hijo y con los quehaceres de la casa. Estoy tan agradecida con esas personas que me han apoyado durante este embarazo.

Inicialmente me dijeron que me aliviaría el 30 de octubre (mañana) pero hace dos semanas me informaron que mi fecha es para el 3 de noviembre. Al principio me sentí como que me agregaron un año, pero ya me he resignado a que va a llegar cuando él quiera, aunque de todos modos intentaré otras cositas.

Mañana tengo cita con el Dr. y me van a despegar las membranas. Desde hace dos semanas estoy dilatada 3cm pero quisieron esperar hasta que tuviera 39 semanas. Dicen que este procedimiento es un poco doloroso pero que esa misma noche me puedo aliviar. Vamos a intentar eso ya que también mi bebé corre riesgo de infección y lo más rápido que nazca, mejor.

Con mi primer hijo, me alivié 3 días antes de la fecha que me dijeron pero tuve un parto de 22 horas. Ahora no importa si se tarda pero que sea más rápido.

Se dicen que hay varias maneras de provocar los dolores pero es importante de consultar al doctor antes de hacer cualquiera de estas cosas:

caminar

subir y bajar escaleras

comer comida picosa

sexo – la esperma ayuda a dilatar el cerviz

orgasmo

manejar en terracería o una calle con muchos bordos

columpiarse

vinagre balsámico – me encanta en ensaladas

oregano

ponerse a gatas y mover las caderas

hacer sentadillas

meditar, respirar profundo e imaginar que se abre el cerviz y que el bebé se baja

Muchas de estas cosas serían muy dolorosas si las hago, con eso de mi dolor de caderas y con mi ulcera, así que trataré algunas cosas y si no seré paciente.

Ya tenemos todo preparado. Es increíble la diferencia de mi primer embarazo. Con mi primer hijo queríamos comprar TODO, pero ahora nos damos cuenta que un bebé no requiere de tantas cosas.

Claro, tenemos suerte que va a ser niño otra vez porque usará muchas cosas de su hermano mayor. Otra cosa que nos ayuda es el usar pañales de tela, ya que uno se ahorra como $1,000 al año!! Es tan fácil y la verdad me gusta más que pañales desechables, y no está nada mal de que ayudamos al medio ambiente.

Mi hijo pregunta que porque hay otra silla en el carro. Le decimos que es para su hermanito pero señala a mi pancita y dice que ahí está su hermanito. Va a hacer un cambio muy drástico para él pero de verlo como es tan tierno con otros bebés y con sus muñequitos de peluche me hace sentir tranquila.

Por cierto no hemos dicho como le pondremos al bebé, así que lo diré: se llamará Julian Zander Hernández 🙂 Nos tomó mucho tiempo para decidir el nombre. Otros candidatos eran Sebastian, Atzín, y tantos otros más. Nos encanta el nombre Julián porque se oye bonito en inglés y en español. Y el nombre de Zander, pues queríamos Julián Alexander, pero hay tantos Alex que decidimos usar la forma moderna y con “z”.

Ya estamos listos bebé así que ya te queremos conocer.